Esquela online de Alejandro Moroño Jiménez-Montesinos fallecido en Madrid #DEP

Array ( [Obituary] => Array ( [id] => 644193 [company_id] => 6526 [prefix] => [name] => Alejandro Moroño Jiménez-Montesinos [what] => [age] => [body] => D .E .P . Inhumación: Día 5 de noviembre de 2013, traslado a Toledo. [contribution] => [source] => [funeral] => [date] => 2013-11-05 [slug] => alejandro_morono_jimenez_montesinos [hits] => 0 [signed] => 0 [condolence_count] => 11 [filename] => [created] => 2013-11-05 09:24:33 [modified] => 2013-11-05 09:24:33 [redirect] => 0 [redirect_status] => [redirect_url] => [show_tribute] => 0 [tribute_url] => [incomplete] => 0 [visible] => 1 [company_visible] => 1 [erased] => 0 [erase_date] => [company_parent_id] => 0 [location_id] => 750288 [location_path] => 63, 34269 [location_place_id] => 34269 [location_place_name] => Madrid [location_place_slug] => madrid [location_place_level] => 2 [location_place_visible] => 1 [location_place_parent_id] => 63 [publishing_places_place_id] => 34284 [publishing_places_place_name] => Toledo [publishing_places_place_slug] => toledo [publishing_places_place_level] => 2 [publishing_places_place_visible] => 1 [publishing_places_place_parent_id] => 63 [company_name] => Rememori [company_slug] => rememori [NIF] => [certification] => [theme] => 1 [obituary_theme] => 1 [place_id] => España → Madrid [where] => Madrid ) [Company] => Array ( [id] => 6526 [name] => Rememori [address] => Plaza Lluís Casassas nº 4 2-1 [zip] => 08208 [town] => Sabadell [area] => [province] => Barcelona [phone] => [phone2] => [flowers_phone_extension] => [fax] => [email] => info@rememori.com [web] => http://www.rememori.com [slug] => rememori [legal_name] => Remémori [legal_id] => [tax_id] => [billing_account] => [obituary_count] => 177363 [created] => 2008-10-04 02:17:07 [modified] => 2015-04-02 13:28:26 [flower_service_method] => 1 [has_flower_service] => 1 [flower_service_url] => http://clk.tradedoubler.com/click?p(239341)a(2487985)g(21337436)url(http://www.floraqueen.es/coronas-funeral) [obituary_incomplete_default_value] => 0 [obituary_signed_default_value] => 0 [alert_on_new_obituary_created] => 0 [visible] => 1 [is_premium] => 0 [premium_is_active] => 0 [show_premium_preview] => 0 [featured] => 0 [has_remotecontent_service] => 1 [ignore_remotecontent_company_filter] => 0 [send_monthly_report] => 0 [redirect] => 0 [redirect_status] => [redirect_url] => [latitude] => 41.4979 [longitude] => 2.06162 [parent_id] => 0 [activity_id] => 11 [itemsperpage] => 20 [container_width] => 620px [container_posx] => 0 [container_posy] => 0 [fontsize] => 10px [fontfamily] => arial [fontcolor] => [bgcolorheader] => [bgcoloreven] => [bgcoloruneven] => [fontcolorheader] => [authorized_domain] => dataintegration.dev [remote_content_date_limit] => last_day [has_funeral_service_budget] => 0 [service_budget_priority] => [service_budget_extension] => ) [Location] => Array ( [id] => 750288 [class] => Obituary [foreign_id] => 644193 [name] => Madrid [place_id] => 34269 [path] => 63, 34269 [Place] => Array ( [id] => 34269 [name] => Madrid [slug] => madrid [latitude] => -3.7032499313 [longitude] => 40.4167404175 [exact] => 1 [level] => 2 [visible] => 1 [parent_id] => 63 [lft] => 84036 [rght] => 84463 ) ) [CustomTribute] => Array ( [id] => [obituary_id] => [user_id] => [born_place_id] => [die_place_id] => [name] => [prefix] => [age] => [body] => [gratitude_message] => [source] => [slug] => [created] => [modified] => [expiration_date] => [filename] => [born] => [died] => [what] => [visible] => [paid] => [confirmed_by_user] => [show_born] => [show_died] => [user_validation_required] => [allow_users_contact] => [theme] => [type] => [admin_relation] => ) [Condolence] => Array ( [0] => Array ( [id] => 178351 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => ¡La muerte no es el fin! esa fue la promesa que hizo nuestro señor Jesucristo cuando estuvo en la tierra y por eso yo le escribo estas líneas. para decirle que lamentó mucho lo que le está pasando pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará por favor lea estas líneas y si puede en las escrituras que usted tenga lea estas citas y estas palabras lo consolarán empiese con la muerte de Lázaro ese fue un milagro efectuado por nuestro señor Jesucristo. Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento (Eclesiastés 9:5; vea el recuadro “La muerte es como un sueño profundo”). Los primeros discípulos de Jesús comprendían muy bien el verdadero estado de los muertos. “Para [ellos], la muerte no era más que un sueño, y la tumba, un lugar de descanso [...] para quienes habían muerto fieles”, señala la Encyclopedia of Religion and Ethics.* Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. “SI UN HOMBRE [...] MUERE, ¿PUEDE VOLVER A VIVIR?” Aunque a todos nos agrada tener una buena noche de descanso, ¿quién querría dormir para siempre? ¿Hay esperanza de que los muertos que duermen en sus tumbas vuelvan a vivir tal como Lázaro y la hija de Jairo? El patriarca Job hizo la siguiente pregunta cuando se sintió cerca de la muerte: “Si un hombre [...] muere, ¿puede volver a vivir?” (Job 14:14). Dirigiéndose al Todopoderoso, Job respondió su propia pregunta: “Tú me llamarás, y yo te responderé; desearás ver la obra de tus manos” (Job 14:15, Nueva Versión Internacional). Este hombre fiel estaba seguro de que Jehová deseaba traerlo de vuelta a la vida. ¿Se estaría engañando? No, en absoluto. Las resurrecciones realizadas por Jesús son prueba clara de que Dios le ha dado poder sobre la muerte. De hecho, la Biblia afirma que Jesús tiene en la mano “las llaves de la muerte” (Revelación 1:18). Con ellas abrirá las puertas del sepulcro, tal como ordenó que se removiera la roca que cerraba la tumba de Lázaro. La Biblia menciona vez tras vez la promesa de la resurrección. Por ejemplo, un ángel le aseguró al profeta Daniel: “Descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días” (Daniel 12:13). Jesús les dijo lo siguiente a los saduceos, líderes religiosos que no creían en la resurrección: “Están equivocados, porque no conocen ni las Escrituras ni el poder de Dios” (Mateo 22:23, 29). Y el apóstol Pablo afirmó: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15). ¿CUÁNDO DESPERTARÁN LOS MUERTOS? ¿Cuándo tendrá lugar esta resurrección de justos y de injustos? “Al fin de los días”, como le dijo el ángel a Daniel. Eso es lo que creía Marta: que su hermano se levantaría “en el último día” (Juan 11:24). La Biblia relaciona este “último día” con el reinado de Jesús. Pablo escribió: “[Cristo] tiene que reinar hasta que Dios haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies. Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada” (1 Corintios 15:25, 26). Esta es una poderosa razón para pedirle a Dios que venga su Reino y se haga su voluntad en la Tierra.* Como bien sabía Job, Dios quiere resucitar a los muertos. Cuando llegue ese día, la muerte realmente desaparecerá, y nunca, nunca nadie más tendrá que preguntarse: “¿Acaba todo al morir?”. De hecho, la palabra cementerio proviene de una palabra griega que significa “lugar de descanso”. La muerte es como un sueño profundo “Haz brillar mis ojos, sí, para que no me duerma en la muerte.” (Salmo 13:3.) “‘Nuestro amigo Lázaro está descansando, pero yo me voy allá para despertarlo del sueño’. Por lo tanto los discípulos le dijeron: ‘Señor, si está descansando, recobrará la salud’. Sin embargo, Jesús había hablado de la muerte de aquel.” (Juan 11:11-13.) “David, por una parte, sirvió según la voluntad expresa de Dios en su propia generación, y se durmió en la muerte.” (Hechos 13:36.) “Cristo ha sido levantado de entre los muertos, las primicias de los que se han dormido en la muerte.” (1 Corintios 15:20.) “No queremos que estén en ignorancia respecto a los que están durmiendo en la muerte; para que no se apesadumbren ustedes como lo hacen también los demás que no tienen esperanza.” (1 Tesalonicenses 4:13.) [name] => Fernando toledo [ip] => 64.134.140.144 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-03-05 21:32:24 [modified] => 2014-03-05 21:32:24 [condolence_type] => 0 ) [1] => Array ( [id] => 178352 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => ¡La muerte no es el fin! esa fue la promesa que hizo nuestro señor Jesucristo cuando estuvo en la tierra y por eso yo le escribo estas líneas. para decirle que lamentó mucho lo que le está pasando pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará por favor lea estas líneas y si puede en las escrituras que usted tenga lea estas citas y estas palabras lo consolarán empiese con la muerte de Lázaro ese fue un milagro efectuado por nuestro señor Jesucristo. Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento (Eclesiastés 9:5; vea el recuadro “La muerte es como un sueño profundo”). Los primeros discípulos de Jesús comprendían muy bien el verdadero estado de los muertos. “Para [ellos], la muerte no era más que un sueño, y la tumba, un lugar de descanso [...] para quienes habían muerto fieles”, señala la Encyclopedia of Religion and Ethics.* Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. “SI UN HOMBRE [...] MUERE, ¿PUEDE VOLVER A VIVIR?” Aunque a todos nos agrada tener una buena noche de descanso, ¿quién querría dormir para siempre? ¿Hay esperanza de que los muertos que duermen en sus tumbas vuelvan a vivir tal como Lázaro y la hija de Jairo? El patriarca Job hizo la siguiente pregunta cuando se sintió cerca de la muerte: “Si un hombre [...] muere, ¿puede volver a vivir?” (Job 14:14). Dirigiéndose al Todopoderoso, Job respondió su propia pregunta: “Tú me llamarás, y yo te responderé; desearás ver la obra de tus manos” (Job 14:15, Nueva Versión Internacional). Este hombre fiel estaba seguro de que Jehová deseaba traerlo de vuelta a la vida. ¿Se estaría engañando? No, en absoluto. Las resurrecciones realizadas por Jesús son prueba clara de que Dios le ha dado poder sobre la muerte. De hecho, la Biblia afirma que Jesús tiene en la mano “las llaves de la muerte” (Revelación 1:18). Con ellas abrirá las puertas del sepulcro, tal como ordenó que se removiera la roca que cerraba la tumba de Lázaro. La Biblia menciona vez tras vez la promesa de la resurrección. Por ejemplo, un ángel le aseguró al profeta Daniel: “Descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días” (Daniel 12:13). Jesús les dijo lo siguiente a los saduceos, líderes religiosos que no creían en la resurrección: “Están equivocados, porque no conocen ni las Escrituras ni el poder de Dios” (Mateo 22:23, 29). Y el apóstol Pablo afirmó: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15). ¿CUÁNDO DESPERTARÁN LOS MUERTOS? ¿Cuándo tendrá lugar esta resurrección de justos y de injustos? “Al fin de los días”, como le dijo el ángel a Daniel. Eso es lo que creía Marta: que su hermano se levantaría “en el último día” (Juan 11:24). La Biblia relaciona este “último día” con el reinado de Jesús. Pablo escribió: “[Cristo] tiene que reinar hasta que Dios haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies. Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada” (1 Corintios 15:25, 26). Esta es una poderosa razón para pedirle a Dios que venga su Reino y se haga su voluntad en la Tierra.* Como bien sabía Job, Dios quiere resucitar a los muertos. Cuando llegue ese día, la muerte realmente desaparecerá, y nunca, nunca nadie más tendrá que preguntarse: “¿Acaba todo al morir?”. De hecho, la palabra cementerio proviene de una palabra griega que significa “lugar de descanso”. La muerte es como un sueño profundo “Haz brillar mis ojos, sí, para que no me duerma en la muerte.” (Salmo 13:3.) “‘Nuestro amigo Lázaro está descansando, pero yo me voy allá para despertarlo del sueño’. Por lo tanto los discípulos le dijeron: ‘Señor, si está descansando, recobrará la salud’. Sin embargo, Jesús había hablado de la muerte de aquel.” (Juan 11:11-13.) “David, por una parte, sirvió según la voluntad expresa de Dios en su propia generación, y se durmió en la muerte.” (Hechos 13:36.) “Cristo ha sido levantado de entre los muertos, las primicias de los que se han dormido en la muerte.” (1 Corintios 15:20.) “No queremos que estén en ignorancia respecto a los que están durmiendo en la muerte; para que no se apesadumbren ustedes como lo hacen también los demás que no tienen esperanza.” (1 Tesalonicenses 4:13.) [name] => Fernando toledo [ip] => 64.134.140.144 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-03-05 21:32:26 [modified] => 2014-03-05 21:32:26 [condolence_type] => 0 ) [2] => Array ( [id] => 182645 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Estoy pensando en todas las personas que han perdido a un ser querido por eso le estoy enviando estas líneas que son con la mejor intención para que tenga la esperanza ¡La muerte no es el fin! esa fue la promesa que hizo nuestro señor Jesucristo cuando estuvo en la tierra y por eso yo le escribo estas líneas. para decirle que lamentó mucho lo que le está pasando pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará , por favor lea estas líneas y si puede en las escrituras que usted tenga lea estas citas y estas palabras lo consolarán empiese con la muerte de Lázaro ese fue un milagro efectuado por nuestro señor Jesucristo. Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento. Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. sí usted desea más información puede conectarse en jw.org/es [name] => Fernando toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-04-09 05:48:39 [modified] => 2014-04-09 05:48:39 [condolence_type] => 0 ) [3] => Array ( [id] => 188279 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Estoy participando en servicio a la comunidad y nos enteramos del fallecimiento de su familiar, y por eso le escribo esta líneas que están en la Biblia dice allí acerca del Todopoderoso: “Él no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos ellos viven”. (Lucas 20:37, 38.) y hay varios textos con explicación que desearía compartir y si por favor lee estas palabras y textos bíblicos le ayudaran a sobrellevar su dolor. Sí, el Dios Todopoderoso no solo tiene el poder de resucitar a las personas a quienes Él escoge, sino también el deseo de hacerlo. El propio Jesucristo dijo: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán”. (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.) Poco después de decir esto Jesús vio una procesión funeraria que salía de la ciudad israelita de Naín. El joven que había muerto era el hijo único de una viuda. Al contemplar su gran pesar, Jesús se enterneció; y dirigiéndose al cuerpo sin vida, le ordenó: “Joven, yo te digo: ¡Levántate!”. Y el joven se incorporó y Jesús se lo dio a su madre. (Lucas 7:11-17.) Al igual que en el caso de esa viuda, también hubo un gran éxtasis cuando Jesús estuvo en el hogar de Jairo, el presidente de la sinagoga judía. Su hija de doce años había muerto. Al llegar Jesús a la casa de Jairo, se dirigió a donde estaba la niña muerta y le dijo: “Muchacha, ¡levántate!”. ¡Y se levantó! (Lucas 8:40-56.) Posteriormente murió Lázaro, un amigo de Jesús. Cuando Jesús llegó a su casa, hacía cuatro días que Lázaro había muerto. Aunque estaba muy apesadumbrada, su hermana Marta expresó su esperanza diciendo: “Yo sé que se levantará en la resurrección en el último día”. Pero Jesús fue a la tumba, ordenó que quitaran la piedra y clamó: “¡Lázaro, sal!”. ¡Y salió! (Juan 11:11-44.) Piense en esto: ¿En qué condición se encontraba Lázaro durante los cuatro días que estuvo muerto? Lázaro no dijo nada de haber estado en un cielo de inmensa dicha o en un infierno de tormento, y de haberlo experimentado seguramente lo habría dicho. No, Lázaro estuvo completamente inconsciente en la muerte y hubiera continuado en esa condición hasta “la resurrección en el último día” si Jesús no lo hubiese devuelto a la vida entonces. Es cierto que esos milagros de Jesús sólo tuvieron un beneficio temporal, ya que las personas a quienes resucitó volvieron a morir. Sin embargo, él probó hace mas de 2000 años que, con el poder de Dios, ¡los muertos verdaderamente pueden volver a vivir! De modo que mediante sus milagros Jesús demostró en pequeña escala lo que sucederá en la Tierra bajo el Reino de Dios. Cuando se haga la voluntad de Dios aquí en la tierra como dice Mateo 6:9,10 “Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ” ‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra. Si usted desea más información puede buscar en www.jw.org/ [name] => Fernando toledo [ip] => 64.134.128.158 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-04-30 19:45:36 [modified] => 2014-04-30 19:45:36 [condolence_type] => 0 ) [4] => Array ( [id] => 192931 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Todos Hemos perdido un ser querido por ejemplo ya perdí a mis papas y aunque ha pasado mucho tiempo todavía los recuerdo por que ese sentimiento de esa pérdida no se borra pero estas palabras que le estoy enviando me ayudaron a mi por lea estas. Cuando nuestro señor Jesucristo estuvo en la tierra prometió la vida eterna, pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará. lo que prometió nuestro señor Jesucristo que dio su vida por toda la humanidad, por favor lea estas líneas,y si puede en la Biblia que usted tenga lea estos textos y estas palabras lo consolarán lo que sigue es parte del relato de Lázaro y así empieza Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento Los primeros discípulos de Jesús comprendían muy bien el verdadero estado de los muertos. “Para [ellos], la muerte no era más que un sueño, y la tumba, un lugar . Aunque a todos nos agrada tener una buena noche de descanso, ¿quién querría dormir para siempre? ¿Hay esperanza de que los muertos que duermen en sus tumbas vuelvan a vivir tal como Lázaro y la hija de Jairo? El patriarca Job hizo la siguiente pregunta cuando se sintió cerca de la muerte: “Si un hombre [...] muere, ¿puede volver a vivir?” (Job 14:14). Dirigiéndose al Todopoderoso, Job respondió su propia pregunta: “Tú me llamarás, y yo te responderé; desearás ver la obra de tus manos” (Job 14:15, Nueva Versión Internacional). Este hombre fiel estaba seguro de que Jehová deseaba traerlo de vuelta a la vida. ¿Se estaría engañando? No, en absoluto. Las resurrecciones realizadas por Jesús son prueba clara de que Dios le ha dado poder sobre la muerte. De hecho, la Biblia afirma que Jesús tiene en la mano “las llaves de la muerte” (Revelación 1:18). Con ellas abrirá las puertas del sepulcro, tal como ordenó que se removiera la roca que cerraba la tumba de Lázaro. La Biblia menciona vez tras vez la promesa de la resurrección. Por ejemplo, un ángel le asegmuró al profeta Daniel: “Descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días” (Daniel 12:13). Jesús les dijo lo siguiente a los saduceos, líderes religiosos que no creían en la resurrección: “Están equivocados, porque no conocen ni las Escrituras ni el poder del Dios” (Mateo 22:23, 29). Y el apóstol Pablo afirmó: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15). ¿CUÁNDO DESPERTARÁN LOS MUERTOS? ¿Cuándo tendrá lugar esta resurrección de justos y de injustos? “Al fin de los días”, como le dijo el ángel a Daniel. Eso es lo que creía Marta: que su hermano se levantaría “en el último día” (Juan 11:24). La Biblia relaciona este “último día” con el reinado de Jesús. Pablo escribió: “[Cristo] tiene que reinar hasta que Dios haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies. Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada” (1 Corintios 15:25, 26). Esta es una poderosa razón para pedirle a Dios que venga su Reino y se haga la voluntad de Dios en la Tierra.Como bien sabía Job, Dios quiere resucitar a los muertos. Cuando llegue ese día, la muerte realmente desaparecerá. espero que le ayuden estas palabras [name] => Fernando toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-05-14 16:50:00 [modified] => 2014-05-14 16:50:00 [condolence_type] => 0 ) [5] => Array ( [id] => 193940 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Todos Hemos perdido un ser querido por ejemplo ya perdí a mis papas y aunque ha pasado mucho tiempo todavía los recuerdo por que ese sentimiento de esa pérdida no se borra pero estas palabras que le estoy enviando me ayudaron a mi por lea estas. Cuando nuestro señor Jesucristo estuvo en la tierra prometió la vida eterna, pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará. lo que prometió nuestro señor Jesucristo que dio su vida por toda la humanidad, por favor lea estas líneas,y si puede en la Biblia que usted tenga lea estos textos y estas palabras lo consolarán lo que sigue es parte del relato de Lázaro y así empieza Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento Los primeros discípulos de Jesús comprendían muy bien el verdadero estado de los muertos. “Para [ellos], la muerte no era más que un sueño, y la tumba, un lugar . Aunque a todos nos agrada tener una buena noche de descanso, ¿quién querría dormir para siempre? ¿Hay esperanza de que los muertos que duermen en sus tumbas vuelvan a vivir tal como Lázaro y la hija de Jairo? El patriarca Job hizo la siguiente pregunta cuando se sintió cerca de la muerte: “Si un hombre [...] muere, ¿puede volver a vivir?” (Job 14:14). Dirigiéndose al Todopoderoso, Job respondió su propia pregunta: “Tú me llamarás, y yo te responderé; desearás ver la obra de tus manos” (Job 14:15, Nueva Versión Internacional). Este hombre fiel estaba seguro de que Jehová deseaba traerlo de vuelta a la vida. ¿Se estaría engañando? No, en absoluto. Las resurrecciones realizadas por Jesús son prueba clara de que Dios le ha dado poder sobre la muerte. De hecho, la Biblia afirma que Jesús tiene en la mano “las llaves de la muerte” (Revelación 1:18). Con ellas abrirá las puertas del sepulcro, tal como ordenó que se removiera la roca que cerraba la tumba de Lázaro. La Biblia menciona vez tras vez la promesa de la resurrección. Por ejemplo, un ángel le asegmuró al profeta Daniel: “Descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días” (Daniel 12:13). Jesús les dijo lo siguiente a los saduceos, líderes religiosos que no creían en la resurrección: “Están equivocados, porque no conocen ni las Escrituras ni el poder del Dios” (Mateo 22:23, 29). Y el apóstol Pablo afirmó: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15). ¿CUÁNDO DESPERTARÁN LOS MUERTOS? ¿Cuándo tendrá lugar esta resurrección de justos y de injustos? “Al fin de los días”, como le dijo el ángel a Daniel. Eso es lo que creía Marta: que su hermano se levantaría “en el último día” (Juan 11:24). La Biblia relaciona este “último día” con el reinado de Jesús. Pablo escribió: “[Cristo] tiene que reinar hasta que Dios haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies. Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada” (1 Corintios 15:25, 26). Esta es una poderosa razón para pedirle a Dios que venga su Reino y se haga la voluntad de Dios en la Tierra.Como bien sabía Job, Dios quiere resucitar a los muertos. Cuando llegue ese día, la muerte realmente desaparecerá. espero que le ayuden estas palabras [name] => Fernando toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-05-17 19:14:06 [modified] => 2014-05-17 19:14:06 [condolence_type] => 0 ) [6] => Array ( [id] => 196932 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Estoy pensando en todas las personas que han perdido a un ser querido por eso le estoy enviando estas líneas que son con la mejor intención para que tenga la esperanza ¡La muerte no es el fin! esa fue la promesa que hizo nuestro señor Jesucristo cuando estuvo en la tierra y por eso yo le escribo estas líneas. para decirle que lamentó mucho lo que le está pasando pero tenemos esa esperanza y también promesa que se realizará , por favor lea estas líneas y si puede en las escrituras que usted tenga lea estas citas y estas palabras lo consolarán empiese con la muerte de Lázaro ese fue un milagro efectuado por nuestro señor Jesucristo. Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Es curioso que en ambos casos Jesús dijo que el difunto estaba durmiendo, y la comparación es muy apropiada. ¿Por qué? Porque el sueño es un estado de inconsciencia que transmite muy bien la idea de descansar del dolor y el sufrimiento. Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. sí usted desea más información puede conectarse en jw.org/es [name] => Fernando toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-05-28 05:26:45 [modified] => 2014-05-28 05:26:45 [condolence_type] => 0 ) [7] => Array ( [id] => 202364 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 104536 [body] => Estoy escribiendo esta condolencia para darle mi más sentido pésame y sé que usted y su familia están pasando por el dolor de perder un ser querido, pero tenemos la esperanza de volverlos a ver. Porque esa es la promesa que tenemos de parte de Dios por eso le escribo las siguientes palabras y textos, que se encuentran en las sagradas escrituras por favor lea estas palabras para que Ud. Vea esa promesa empezando con la resurrección de lázaro ¡La muerte no es el fin! Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. Por eso es importante que tengamos fe en esa promesa Porque sabemos que eso no es un sueño todas esas promesas se cumplirán con certeza estas son unas pocas palabras que espero le ayuden a llevar su dolor. Si usted desea más información por favor visite el sitio www.jw.org/es [name] => Fernando toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-06-12 21:01:15 [modified] => 2014-06-12 21:01:15 [condolence_type] => 0 ) [8] => Array ( [id] => 211571 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 112559 [body] => Estoy escribiendo esta condolencia para darle mi más sentido pésame y sé que usted y su familia están pasando por el dolor de perder un ser querido, pero tenemos la esperanza de volverlos a ver. Porque esa es la promesa que tenemos de parte de Dios por eso le escribo las siguientes palabras y textos, que se encuentran en las sagradas escrituras por favor lea estas palabras para que Ud. Vea esa promesa empezando con la resurrección de lázaro ¡La muerte no es el fin! Betania era un pueblecito ubicado a tres kilómetros (dos millas) de Jerusalén (Juan 11:18). Allí tuvo lugar un hecho lamentable unas semanas antes de la muerte de Jesús. Lázaro, amigo íntimo del Maestro, enfermó repentinamente y falleció. Cuando Jesús se enteró de la noticia, les dijo a sus discípulos que Lázaro estaba dormido y que iba a ir a despertarlo (Juan 11:11). Pero al ver que no le habían entendido, les dijo directamente: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:14). Cuatro días después del entierro, Jesús llegó a Betania y buscó a Marta, la hermana del difunto, para consolarla. “Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”, le dijo ella (Juan 11:17, 21). “Yo soy la resurrección y la vida —respondió Jesús—. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir.” (Juan 11:25.) A fin de probar que no estaba prometiendo un imposible, Jesús se acercó a la tumba y gritó: “¡Lázaro, sal!” (Juan 11:43). Entonces, para el asombro de los presentes, Lázaro salió del sepulcro. Ya antes, Jesús había resucitado por lo menos a dos personas. Una de ellas fue la hija de Jairo, y también en esa ocasión dijo que la niña estaba dormida (Lucas 8:52). Nos consuela saber que los muertos no están sufriendo; están dormidos en su tumba. Vista así, la muerte pierde todo su misterio y no tiene ya por qué aterrorizarnos. Por eso es importante que tengamos fe en esa promesa Porque sabemos que eso no es un sueño todas esas promesas se cumplirán con certeza estas son unas pocas palabras que espero le ayuden a llevar su dolor. Si usted desea más información por favor visite el sitio www.jw.org/es [name] => olga m toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-07-07 20:02:37 [modified] => 2014-07-07 20:02:37 [condolence_type] => 0 ) [9] => Array ( [id] => 213167 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 112559 [body] => Nos enteramos del fallecimiento de su familiar y por eso deseo compartir con Ud. Esta condolencia y compartir con usted lo que Jesús dijo y quedo registrado en las sagradas escrituras, porque esas palabras me ayudaron mucho a mí en el fallecimiento, de mis familiares que ya han muerto deseo que Ud. También las tenga para ayudarlo en su dolor. “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas” eso es lo que dice la biblia en Revelación (Apocalipsis) 21:3-5 Por eso las preguntas que están a continuación le ayudaran a superar un poco su dolor, por favor lea estas líneas y textos en su biblia yo se que le ayudaran por que se explican versículo por versículo. ¿Le gustaría vivir para siempre con su familia en un mundo sin enfermedades? ¿Quisiera que algún día desaparecieran el sufrimiento, el dolor y la muerte? Eso no es soñar; Dios lo ha prometido y se realizará. Vea lo que se dice sobre el cumplimiento de esta promesa en Revelación (Apocalipsis) 21:3-5 (léalo por favor). “[Dios] limpiará toda lágrima de sus ojos.” (Revelación 21:4.) ¿Qué tipo de lágrimas limpiará? No las de alegría ni las que protegen nuestros ojos; serán las lágrimas de tristeza. Dios no solo secará esas lágrimas sino que eliminará el dolor y el sufrimiento que las producen. “La muerte no será más.” (Revelación 21:4.) No hay nada que provoque más lágrimas que la muerte. Pero Jehová librará de sus garras a las personas obedientes. ¿Cómo? Eliminando lo que la causa: el pecado que heredamos de Adán (Romanos 5:12). Jehová usará el sacrificio de Jesús para hacer que las personas alcancen la perfección. Entonces, la muerte —el último enemigo del hombre— será “reducida a nada” (1 Corintios 15:26). Todos vivirán como Dios siempre quiso que vivieran: sin enfermedades y por toda la eternidad. “Ni existirá ya más [...] dolor.” (Revelación 21:4.) ¿Qué clase de dolor es el que dejará de existir? El dolor mental, emocional y físico que es producto de la imperfección y le hace la vida imposible a millones de personas. Pronto será posible vivir sin lágrimas, sin muerte y sin dolor. Jehová desea que confiemos en lo que ha prometido., por eso nos da la garantía: “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas”. Y remata diciendo: “Estas palabras son fieles y verdaderas” (Revelación 21:5). Lo invitamos a descubrir cómo usted y sus seres queridos pueden estar entre las felices personas que presenciarán el glorioso cumplimiento de las promesas de Dios. Por favor visite el sitio www.jw.org para obtener mas información [name] => olga m toledo [ip] => 209.216.182.39 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-07-13 20:04:20 [modified] => 2014-07-13 20:04:20 [condolence_type] => 0 ) [10] => Array ( [id] => 220746 [obituary_id] => 644193 [user_id] => 112559 [body] => Nos enteramos del fallecimiento de su familiar, mi esposa y yo le escribimos estas líneas. Como parte de mi más sentido pésame, todos atravesamos por ese dolor de perder un ser querido yo pase por ese dolor y estas palabras que dejo registradas Jesús en la sagradas escrituras me ayudaron y también pueden ayudarlo a sobre llevar su dolor Jesucristo dijo: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán”. (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.) Poco después de decir esto Jesús vio una procesión funeraria que salía de la ciudad israelita de Naín. El joven que había muerto era el hijo único de una viuda. Al contemplar su gran pesar, Jesús se enterneció; y dirigiéndose al cuerpo sin vida, le ordenó: “Joven, yo te digo: ¡Levántate!”. Y el joven se incorporó y Jesús se lo dio a su madre. (Lucas 7:11-17.)por favor lea esta promesa Al igual que en el caso de esa viuda, también hubo un gran éxtasis cuando Jesús estuvo en el hogar de Jairo, el presidente de la sinagoga judía. Su hija de doce años había muerto. Al llegar Jesús a la casa de Jairo, se dirigió a donde estaba la niña muerta y le dijo: “Muchacha, ¡levántate!”. ¡Y se levantó! (Lucas 8:40-56.) Posteriormente murió Lázaro, un amigo de Jesús. Cuando Jesús llegó a su casa, hacía cuatro días que Lázaro había muerto. Aunque estaba muy apesadumbrada, su hermana Marta expresó su esperanza diciendo: “Yo sé que se levantará en la resurrección en el último día”. Pero Jesús fue a la tumba, ordenó que quitaran la piedra y clamó: “¡Lázaro, sal!”. ¡Y salió! (Juan 11:11-44.) Es cierto que esos milagros de Jesús sólo tuvieron un beneficio temporal, ya que las personas a quienes resucitó volvieron a morir. Sin embargo, él probó hace mas de 2000 años que, con el poder de Dios, ¡los muertos verdaderamente pueden volver a vivir! De modo que mediante sus milagros Jesús demostró en pequeña escala lo que sucederá en la Tierra bajo el Reino de Dios. Cuando se haga la voluntad de Dios aquí en la tierra como dice Mateo 6:9,10 “Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ” ‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra. Si usted desea más información puede buscar en www.jw.org/ [name] => olga m toledo [ip] => 71.95.101.91 [visible] => 0 [confirmed_by_user] => 1 [reviewed_by_admin] => 1 [informed_to_user] => 0 [created] => 2014-07-31 17:01:26 [modified] => 2014-07-31 17:01:26 [condolence_type] => 0 ) ) )
Alejandro Moroño Jiménez-Montesinos

Falleció el día 05-11-2013
en Madrid


D .E .P . Inhumación: Día 5 de noviembre de 2013, traslado a Toledo.

Esquelas-online-difuntos-fallecidos-rememori-flores a Alejandro Moroño Jiménez-Montesinos
Esquelas-online-difuntos-fallecidos-rememori-velas a Alejandro Moroño Jiménez-Montesinos

El equipo de Rememori.com quiere hacer llegar a su familia y allegados su sincero mensaje de condolencia, y ofrecerle todos los servicios que ofrece nuestra web, para recordar y homenajear a sus queridos fallecidos.

Rememori.com